Un sistema de salud deficiente

0

Por: Mayerlin Martínez

En nuestro país, uno de los que paga los impuestos más caros, donde el costo de la vida es sumamente elevado, podemos decir que pocas cosas son eficientes, como el sistema de salud, por citar un caso.

Es deprimente ver cómo se manejan los centros sanitarios, tanto públicos como privados, pero los públicos se gana el premio al mérito de los más ineficientes e inhumanos.

La realidad que se vive en los hospitales de nuestro país es triste, cuando llega un paciente duran hasta tres horas para mirarlo, sin importar su estado de salud, y en la salud el tiempo premia, en 15 minutos se puede salvar o perder una vida, siempre y cuando este sea atendido a tiempo.

No es posible que en un Hospital, el paciente tenga que comprar hasta el alcohol que van a usar para desinfectar el área donde se pondrá una inyección, inyección que también hay que comprar; desde la jeringuilla hasta el medicamento.

Y es qué hay casos y cosas que te llenan de impotencia y de rabia, recientemente perdí una hermana producto de un derrame cerebral, la cual llegó a un centro de salud y fue atendida tres horas después, sin importar a nadie su estado, o si su vida estaba pendiente de un hilo.

Los médicos, en su mayoría, más que salvar vidas, están prestos para salvar sus bolsillos, se olvidan del juramento que hicieron para graduarse desde que están en un puesto en un centro de salud.

Cientos y cientos de personas, han muerto por negligencia, dejadez y abusos de muchos médicos, algunos por respetar las políticas de la empresa, perdón del “Hospital”, que más que salvar vidas es un Mercado de vidas.

Muchos casos han pasado, pacientes mueren por no tener un seguro médico o el bolsillo full de papeletas, y es que a la hora de atender a un ser humano en lo último que se debe pensar es en dinero o seguro, porque en este caso lo cuenta es la vida del paciente, y lo otro que se averigüe luego.

Entendemos que la medicina es una ciencia imperfecta, a diferencia de la matemática que 4+4=8, en la ciencia de la salud todo se complica y es posible que suceda, pero más se complica si uno la complica, si el sistema la complica, si los médicos la complica.

Roguemos a Dios que nuestro país cambie para bien, para todos, no para algunos, sino para todos.

Que la vida de los pacientes sea lo más importante, más importante que quien es el que pagará la cuenta, y aprovechar el tesoro llamado tiempo que es el factor más importante al momento de salvar una vida y que no importe su condición social.

Es una vergüenza que en pleno siglo 21, en los hospitales del país aún el paciente tenga que comprar hasta el agua que se va a tomar.

No más dejadez, no mas ignorancia, no mas abusos, pero sobre todo no mas mercadeo en los centros de salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here