Otra muerte en »La Cárcel de la Muerte»

0

Por: Mayerlin Martínez

Bajo el título “La Cárcel de la Muerte” ha sido bautizada por varios entes de esta sociedad higüeyana, la Cárcel Preventiva de esta ciudad.

Las razones son que varios reclusos preventivos han perdido la vida de forma extraña en este penal y en las propias narices del cuerpo policial y otras autoridades.

Recientemente, familiares de un joven de 27 años, con presuntos problemas mentales, perdió la vida a “golpes” en este lugar, denunciaron que un médico legista había certificado que su familiar habría fallecido por asfixia cuando en realidad lo mataron a palos, porque, según ellos el occiso presentaba golpes contusos en su cara y cabeza, además de que tenía una pierna rota.

Pero, ¿Realmente qué pasó? ¿Por qué certificar asfixia? ¿O será acaso que las propias autoridades se tapan entre sí sus más repugnantes e inconmensurables irresponsabilidades? Esta cuestión antes se deben a que no es la primera vez que esto sucede dentro de un penal que funciona en el cuartel policial de aquí, que vive lleno de custodios. ¿A caso nadie escuchó? ¿A caso las victimas no gritan ni piden clemencia cuando están en manos de sus verdugos?

En reiteradas oportunidades, se ha planteado sea demolido este penal y se construya uno apto para resguardar estas personas que están detenidas de manera preventiva, pues la Cárcel Preventiva de Higüey ha sido escenario de varias masacres que han indignado a toda la sociedad dominicana.

Son cifras preocupantes de personas hacinadas, que se enferman, mueren por sed, por hambre, o porque simplemente a los probostes, o jefes de celdas, que están en calidad de detenidos deciden por las vidas de otros compañeros porque muchas veces éstos no caen en el chantaje de pagarle el peaje que cobra un tremendo abusador.

En julio del año pasado un detenido murió ahorcado, otro a golpes, varios por riñas, en fin, en la propia mirada ignorante de las autoridades.

Cabe destacar, que en el año 2005 un hecho lamentable empañó, más de lo que está, a este almacén de humanos, con la muerte a causa de un incendio de más de 130 internos, caso que no fue muy esclarecido o más bien no se convenció a la población con los resultados de las investigaciones.

Pero, ¿Cómo puede esto suceder con un cuerpo de bomberos que funciona a una esquina del cuartel? Con una gobernación justo al lado, y demás entidades gubernamentales en la periferia de este cementerio de hombres vivos.

Es notoria la dejadez del sistema penal de nuestro país. ¿Qué más debe suceder para que se busque una solución a este flagelo? Donde personas inocentes han fallecido por estar detenidos solo por redadas. ¿Qué más debe pasar para que se preste la atención que esta situación amerita?

En el año 2015 varios detenidos también fallecieron por desnutrición y deshidratación, además de las condiciones infrahumanas que padecen por la precariedad de la cárcel, que hay que reconocer que funciona con muchas necesidades, y escasez de todo, desde energía eléctrica, agua, medicamentos y alimentos.

¿El nuevo modelo?

Esta cárcel es todo lo opuesto al supuesto “Nuevo Modelo” que han prometido las autoridades, promesas que han echado al olvido. No obstante, sigue siendo del viejo modelo, la cual viene a ser una bomba de tiempo, una fábrica de muertos y un dolor de cabeza para la sociedad, ya que las celdas de este recinto tiene capacidad para 80 y 20 personas y actualmente las ocupan más de 300.

Es insólita, inhumana, indignante e inaceptable la situación de hacinamiento y oprobio en la que están los detenidos en en este lugar, pero más indignante aún es que estas personas fallezcan de manera violenta en este lugar y nadie haga o busque soluciones a esta situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here