Delito de Alta Tecnología

0

Por: Mayerlin Martínez

En los últimos años hemos visto cómo se está volviendo común, en las redes sociales, y otras plataformas digitales, que personas sin escrúpulos jueguen con la dignidad, moral y ética de las personas sin tener en cuenta las consecuencias legales que esto pueda tener.

Hay muchos llamados “influencer”, que normalmente no influyen en nada positivo, solo se enfocan en alimentar y promover el morbo e ignoran que la seguridad de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), es cubierta por la ley contra delitos de alta tecnología y la seguridad de la data personal está cubierta por las leyes de comunicaciones electrónicas y la de protección integral de los datos personales.

En la República Dominicana fue promulgada, en el año 2007, la ley 53-07 sobre crímenes y delitos de alta tecnología, con la cual se busca dar protección integral de los sistemas que utilicen tecnologías de información y comunicación y su contenido, así como la prevención y sanción de los delitos cometidos contra estos o cualquiera de sus componentes o los cometidos mediante el uso de dichas tecnologías en perjuicio de personas física o morales, en los términos previstos en dicha ley.

A diario vemos cómo muchos usuarios de las redes son objetos de injerencias, burlas, donde se les viola la privacidad e integridad, producto, quizás, del mismo desconocimiento de cómo tales ataques repercuten en las personas.

La difamación e injuria por medio de las diferentes plataformas digitales se conoce como delitos de alta tecnología y por lo tanto, como citamos anteriormente es penado por la ley.

Las redes sociales han conectado a las personas como nunca antes ningún medio lo había hecho. Y eso es un aspecto positivo.

De igual forma, este avance tecnológico también tiene sus consecuencias negativas, debido al mal uso que le dan muchos usuarios, donde una gran cantidad de los mensajes que se comparten en las redes sociales pueden tener repercusiones legales.

Es necesario vigilar el lenguaje que se utiliza, las expresiones y el contenido que publicamos.

La frialdad que otorga la virtualidad a la hora de opinar sobre algo o alguien, posibilita la generación de comentarios sin tener en cuenta o respetar los sentimientos de la persona que los recibe, ocasionando estrés y angustia al receptor.

Los delincuentes de las Redes Sociales, no tienen escrúpulos y se esconden detrás de una plataforma para jugar con la dignidad de las personas, burlándose, usando términos violentos y ofensivos, esto debe parar.

Hagamos buen uso de estas plataformas, saquémosle provecho de manera positiva, y si en un momento se sientan agredidos pues procedan legalmente, porque de nosotros depende frenar estos abusos virtuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here